Radiogradía de mis miedos

Y entonces me comentaba:

“En mi vida la cosa marchaba bien, era feliz, tranquilo, soñador, activo.   Acababa de recibir una hermosa bebé que llegaba a hacer parte de una pequeña familia, depronto…”

Se hizo realidad una gran expectativa que tenía en mente, hace rato.  Un anhelado cambio de trabajo, pero la dicha duró poco.  En simultánea se hizo realidad un gran miedo, un fantasma que me perseguía.  Un viejo problema de voz rondaba mi cabeza, amenazaba un sueño.  De repente,   se agrandó y me capturó (… o lo deje agrandar y me deje capturar?), un debilitamiento de mi sistema nervioso, ya no quería ir al trabajo, me sentía asustado, atemorizado, perezoso, inútil.  Quería excusarme en todo y en nada, quería parar, respirar…..

Y respiré

Y estoy intentando respirar más y más profundo.  Mirar las huellas que he dejado y recrear en la isla de la imaginación las huellas que vienen.  Es necesario re-inventarme un poco, pero requiero reconocerme y rescatar algunas raíces que casi naufragan en un miserable mar de nervios.    Aquí entre el temblor y el borrador, agarrado de mi balsa, con el retrato familiar en una mano sudorosa, surgen unos trazos, casi no se ven, son confusos, pero poderosos.

New Doc 5_1

Ahora entiendo que el sistema nervioso también se enferma.  Quizás los medicamentos, quizás las expectativas, quizás simplemente quiera descansar…..  en fin.  Me tomaré mi tiempo y así estaremos más fuertes.  Cada paso y situación en la vida, hacen que yo, sea más yo.  Ya veo tierra firme nuevamente,  voy remando lentamente hacia allá.