La calidad en la educación: acreditación

Hey,  que tal.  Un artículo que había publicado hace unos 7 años, en una revista estudiantil “Código Fuente” Universidad de Cundinamarca.  Lo encontré y lo quiero compartir……….   no me imaginé que algún día iba a trabajar en eso y que bueno que continuo en la crítica….   bueno, ahí queda:

 

DE LA ACREDITACIÓN!!!!!

Ni aquí ni allá!! ¿Dónde estamos?

Ingeniería Electrónica 2008

Durante mi transcurso en la universidad he tenido no pocas discusiones relacionadas con la cesión del registro calificado a los programas académicos, especialmente a ingeniería electrónica. ¿Pero, por qué esta en contra del registro calificado?, me han preguntado ya varias veces.

Es eminente que contar con el registro calificado acarrea ciertas ventajas y posibilidades, y no se puede ocultar que es un parámetro en el cual se fijan bastante las entidades comerciales al momento de reclutar personal o de realizar vínculos investigativos con una institución educativa. ¿Pero de donde nació esta exigencia y a que se debe?

Como primer referente se tiene que Europa audazmente se dio cuenta de lo inapropiado que resultaba el método de enseñanza tradicional ante las nuevas dinámicas del mercado enmarcadas en un nuevo contexto social influido fuertemente por lo avances en comunicación y las expectativas de los jóvenes europeos nacientes en un contexto de “unidad continental”, sentando la declaración de Bolognia en 1999, la cual proyecta nuevos horizontes para la educación superior, de los cuales nos interesa los relacionados con ciclos propedéuticos, titulaciones reconocibles y comparables, sistema de créditos y movilidad. Dando cimientos para que un grupo de universidades de varios países, europeos desde luego, aunaran esfuerzos, creando así el proyecto Tuning en el año 2000, buscando estandarizar las estructuras educativas de Europa llevando a una irremediable homogeneización de la educación en varios aspectos.

Como segundo referente, no se puede obviar que la Organización Mundial del Comercio (OMC) paulatinamente ha entendido la importancia del proceso educativo formal en sus intereses monopolísticos y egoístas, por lo tanto ha hecho lo que ha estado a su alcance para desviar la verdadera esencia de la educación, manipulando políticas educativas mundiales que se acomodan a sus intereses, y además, promoviendo la transformación de la educación dejando de ser un derecho a ser un servicio de lucro, y que lucro, como nos cuenta el destacado autor belga Nico Hirtt “un presupuesto anual mundial de un billón de dólares, un sector con 50 millones de trabajadores y, sobre todo, una clientela potencial de mil millones de alumnos y estudiantes universitarios”.

Colombia, intentando no alejarse de las tendencias mundiales y siendo uno de los mejores escenarios para ensayar teorías y políticas, en primea instancia intento promover la masificación de la educación superior, lo cual al no contar con una apropiada planeación permitió la posibilidad de crear infinidad de instituciones acreditadas para orientar y titular programas académicos, generando algunas graves consecuencias como las conocidas universidades de garaje y programas académicos descontextualizados. En vista de esto se buscaron mecanismos de control, insertando sustanciales modificaciones en el sistema educativo nacional; en segunda instancia por medio de la OMC, el FMI y el BID se inicia una carrera contra el tiempo que busca implementar políticas extranjeras sin sus debidos estudios en el continente suramericano, lo cual se ve reflejado claramente en Colombia con las brutales cambios de sus políticas educativas.

El decreto presidencial del gobierno Uribe 808/2002 en un intento, como raro, de copiar los modelos foráneos -adoptando la unidad de medida nortemaericana de 48 horas por crédito-, se caracterizó por su inmediato fracaso y el rechazo de gran parte de la comunidad académica universitaria a nivel nacional. Este decreto pretende involucrar la palabra “crédito” como unidad de estudio en la rutina de la educación superior, persiguiendo supuestamente mayor movilidad estudiantil, lo cual hasta el momento no ha dado el resultado esperado.

Posteriormente en un intento de salvar patria se definen las políticas para regular la “calidad de la educación superior” con el famosísimo decreto 2566/2003, el cual expone los estándares de calidad que debe cumplir una institución de educación superior para ejercer su función, incluyendo de manera definitiva el crédito académico. Este decreto, tiene bastantes coincidencias con los parámetros en los que se basa el proyecto Tuning, acercando a Colombia en un lugar “privilegiado” al llamado Tuning Latin American Project.

Estos dos decretos atentan contra la Ley 30 de 1992, que organiza el servicio público de la educación superior en Colombia, la cual expone, entre otros:

ARTÍCULO 1o. La Educación Superior es un proceso permanente que posibilita el desarrollo de las potencialidades del ser humano de una manera integral, … tiene por objeto el pleno desarrollo de los alumnos y su formación académica o profesional.

ARTÍCULO 2o. La Educación Superior es un servicio público cultural, inherente a la finalidad social del Estado.

ARTÍCULO 3o. El Estado, de conformidad con la Constitución Política de Colombia y con la presente Ley, garantiza la autonomía universitaria ...

ARTÍCULO 6o. Son objetivos de la Educación Superior y de sus instituciones:

a) Profundizar en la formación integral de los colombianos dentro de las modalidades y calidades de la Educación Superior, capacitándolos para cumplir las funciones profesionales, investigativas y de servicio social que requiere el país.

b) Trabajar por la creación, el desarrollo y la transmisión del conocimiento en todas sus formas y expresiones y, promover su utilización en todos los campos para solucionar las necesidades del país

j) Conservar y fomentar el patrimonio cultural del país.

Los estándares que define el decreto 2566 reducen la autonomía universitaria, crean caos administrativo debido a alteraciones inmediatas de los planes de estudio y la forma de evaluar, se imponen sin una debida preparación a la comunidad universitaria, empobrecen la calidad académica, disminuyen el tiempo de estudio, flexibilizan la forma de orientar la academia dando pie para disminuir la planta docente, entre otros.

Además los créditos académicos son una forma de preparar las instituciones públicas para su posterior privatización, dando valor a cada crédito como si fuesen simples paquetes de conocimiento que se compran y se venden a una serie de clientes según las necesidades del mercado, en otras palabras se desea convertir la educación en una venta de servicios de enseñanza en un área de libre comercio, donde cualquier extranjero ofrece.

Las asignaturas de alta importancia se suprimen, dando paso a cátedras institucional, constitucional, comunicativa y lúdica que buscan satisfacer el sistema de competencias educativas tendientes al “buen desempeño laboral” y “posibilita el desarrollo de las potencialidades del ser humano de una manera integral”, ejecutándose, para colmo de males, de manera nefasta.

El artículo 16 del decreto 2566 expone:

Artículo 16. Recursos financieros específicos para apoyar el programa. La institución deberá demostrar la disponibilidad de recursos financieros que garanticen el adecuado funcionamiento del programa, durante la vigencia del registro calificado, y que claramente demuestren la viabilidad del cumplimiento de las condiciones mínimas de calidad

Con lo cual el gobierno persigue descargarse aun mas su obligación constitucional de promover la educación superior, hiendo en contra de artículo 2 de la ley 30. También se viola este artículo al encargarle a la educación superior cualquier tarea excepto la constitucional: “la investigación científica al servicio de la nación”.

También el nuevo sistema de estandarización de la educación es un primer paso hacia la total implementación de los ciclos propedéuticos, los cuales en un país con condiciones políticas, sociales, culturales y económicas como el nuestro, aumentaran exponencialmente la mano de obra técnica que alimentara las filas de trabajos indeseados en los grandes monopolios empresariales.

En Abril de 2008 mediante ley 1188, se realizan algunas modificaciones al decreto 2566, que aunque no me he detenido analizarlas superficialmente parecen lo mismo.

Con todo ésto, el gobierno nacional ha hecho desviar significativamente el concepto de calidad en la educación a una serie de requisitos/condiciones mínimos, atentando contra la excelencia y la universalidad de la educación. Tarea apoyada por los medios masivos de comunicación, trayendo a luz una sociedad facilista, mediocre, insensible y fácil de manipular.

Para finalizar vuelvo al principio Ingeniería electrónica, Universidad de Cundinamarca. No cumplimos los requisitos mínimos, no hemos estado juiciosos en este periodo de prueba que nos cedieron para lograr acomodarnos a los estándares, las cosas marchan mal y la decanatura??. creo que existe la decanatura!!, para mi, principal culpable de que nos encontremos es éste estado. Esperemos a ver que sucede, lamentablemente es necesario cumplir con lo mínimo de un sistema absurdamente descontextualizado.

Wilson Fernando Garzón

Estudiante X semestre Ing. Electrónica.

Advertisements

About Wilson - Papá DivertidOOs

Soy el papá del proyecto DivertidOOs.com Conversamos con parejas jóvenes sobre lo que hemos hecho y aprendemos en torno a la proyección, finanzas, identidad, formación, momentos... Interactuamos con Mamá y Papá recientes acerca de actividades, tiempo de calidad, reflexiones en maternidad/paternidad

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: